Reutilizar una caja de fresas.


20 Oct
20Oct

Portacartas de madera.


Hoy veremos como con una caja de fresas podemos realizar un bonito portacartas. Para ello utilizaremos la pintura a la tiza y la técnica decoupage.

Lo primero que hacemos es desmontar la caja y elegir las piezas que vamos a usar y marcamos con un cuter las partes que queremos que tengan esa imagen de tablillas.

Pintamos con acrílico marrón ( sombra natural) y pasamos con una vela por las partes donde no queremos que coja la pintura a la tiza. Con ello prepararemos la superficie de la madera que estamos utilizando.

Las pinturas a la tiza son perfectas para renovar la apariencia de muebles u objetos viejos, convirtiéndolos en nuevos. 

Con este tipo de pintura tus muebles tendrán un acabado con aire vintage.






Después aplicamos una capa de  pintura a la tiza ( blanco antiguo) con brocha o rodillo hasta que se vuelva completamente mate. Para ellos esperamos aproximadamente unos quince minutos. Si es necesario, se dan sucesivas manos de pintura respetando los tiempos de secado, en nuestro caso una mano de pintura es suficiente para una correcta cobertura. 

Para obtener un efecto vintage o envejecido, desgastamos la superficie `por varias zonas hasta dejar de ver la pintura utilizando una lija fina. Si quieres conseguir este efecto es recomendable no dar más de una capa de pintura para facilitar el trabajo de lijado. Para lograr un acabado en contraste, aplica dos capas de colores diferentes.

Limpiamos la superficie con un paño humedecido en agua para eliminar los restos de polvo producidos.

Pero, hemos ido más allá y además hemos utilizado la técnica del decoupage. 

El decoupage es una técnica decorativa que consiste en decorar superficies con imágenes de papel o de tela recortadas y fijadas a a superficie a decorar con un barniz. Con el decoupage podemos decorar todo tipo de materiales: cerámica, madera, porcela, metal, vidrio, cartón e incluso materiales como  jabones o velas. La idea es que el acabado final sea muy parecido a cómo sería si hubiéramos pintado la superficie decorada con pintura y un pincel.


Hacemos un decoupage en la parte frontal del cajón con el motivo decorativo que nos guste. Para ello recortamos y preparamos las ilustraciones que queremos pegar.

Con un poco de agua se rebaja el pegamento y con un pincel se extiende por la superficie. Con maña y cuidado. pegamos el papel sobre el pegamento, cuidando de que no se queden grumos ni burbujas. Tenemos algo de tiempo par asegurarnos de que queda liso hasta que se seque el pegamento, nos ayudamos de una espátula de cocina.

Dejamos secar la ilustración varias horas, unas ocho horas o por la noche. Con unas plantillas y masilla para grietas hacemos el dibujo en relieve.

Para finalizar , protegemos el acabado con un barniz en mate, satinado o brillante según  nos guste . Aplicamos con brocha , trabajando superficies pequeñas. Dejamos secar unos diez minutos y sacamos brillo con un paño suave y montamos con cola o pistola. Y ya tenemos nuestro portacartas.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.